Búsqueda personalizada
Calidad de Vida
Servicios Profesionales
de Interés
www.casahabitat.com - Artículos
2523655 visitas al jueves, 14 de diciembre de 2017
Nuevo visitante
Regístrate como Usuario
Usuario registrado
Usuario

Contraseña

CALIDAD DE VIDA
Arq. Antonio E. Longo
Fengshui
Astrología China
Cálculos en Artes Chinas
Artículos
SERVICIOS
PROFESIONALES
Cursos
Cursos On Line
Auditorias Feng Shui
Proyectos
Cartas Astrales
SERVICIOS
GRATUITOS
Links Preferenciales
Foro de discusión
Buscadores
Encuestas
Noticias RSS
INFORMACIÓN
Predicciones Chinas
Fotografías
Vídeos
Arquitectura Radial
Contacto
ENTRETENIMIENTOS
Y OPINIONES
Libro de Visitas
Radio FM Internet
Juegos On Line

CURSOS
FENG SHUI
La Mediación

Casa&Hábitat
LA MEDIACIÓN por Ariel R. Valentinelli | UN METODO ALTERNATIVO PARA RESOLVER CONFLICTOS.

Los conflictos son inherentes a la condición humana.
Es casi seguro que el lector o alguien cercano a él ha tenido o está manteniendo algún tipo de disputa con alguna persona. El persistente ladrido del perro del vecino (o de nuestro propio perro), esa humedad en la pared medianera o tal vez la materialización de límites de alguna propiedad son solo algunos pocos ejemplos de una lista muy extensa de causas de conflictos.
Frente a este tipo de situaciones se presentan tradicionalmente tres actitudes básicas:

  • Negociar directamente
  • Iniciar un proceso judicial (o administrativo según corresponda)
  • No hacer nada

La negociación directa significa que nos comunicamos personalmente con nuestra contraparte y buscamos conjuntamente una solución al problema. A veces cuando lo anterior no funciona, o cuando no queremos ir a la negociación directa efectuamos un planteo judicial. Sabemos que lleva tiempo, suele tener un costo importante y el resultado final es un tanto incierto.
En muchas ocasiones no hacemos nada frente al conflicto. Simplemente soportamos aquello que nos molesta por que pensamos que las alternativas anteriores no resolverán el problema, más aún, creemos que pueden agravarlo.

Ahora bien, resulta entendible que la "solución judicial" nos inspire cierto temor por los motivos mencionados, pero ¿por qué no intentar una negociación directa? Seguramente que habrá muchas respuestas individuales a esta pregunta, pero existe una causa general que está relacionada con nuestra capacidad de comunicación con el otro. En estos casos, cuando nos imaginamos hablando con nuestro vecino para plantearle nuestro punto de vista, solemos pensar cosas que nos impiden actuar. Creemos que la otra persona podría enojarse y que con nuestro planteo estropearemos una buena relación o tal vez, en alguna oportunidad hicimos un "amague" para hablarle de este tema y no funcionó, o sentimos temor ante la idea de que se genere una situación violenta.

Existe una alternativa a las tres actitudes clásicas antes descritas, se trata de la mediación. La mediación es un proceso no adversarial, pacífico y cooperativo, en el que un tercero neutral, el mediador, ayuda a las personas que participan a encontrar una solución que les resulte satisfactoria. El mediador, que no es juez ni arbitro, ayuda a las partes mediante estrategias de comunicación para que puedan concretar acuerdos que satisfagan los intereses de todos los involucrados.
La mediación presenta las siguientes características:

  • Es una negociación asistida
  • Es un acto voluntario
  • Es un proceso que tiende al acuerdo y/o a la reparación
  • Se basa en el principio ganar/ganar (no tiende a la competencia)
  • El mediador utiliza una estructura y técnicas específicas para alcanzar los objetivos del proceso

Analicemos brevemente estas características. Es una negociación asistida pues el mediador ayuda a que las partes se comuniquen eficazmente. Los términos del acuerdo se establecen de común acuerdo como en una negociación común.
Es un acto voluntario, nadie está obligado a participar en un proceso de mediación si no lo desea. Incluso, en los casos de procedimientos judiciales que prevén la mediación como etapa obligatoria, la obligatoriedad es solo para la comparencia, no para participar en el proceso en sí.

El proceso tiende al acuerdo y/o la reparación pues si bien en principio el objetivo es solucionar la situación planteada por medio de un acuerdo, en muchas ocasiones las cosas se resuelven (con o sin acuerdo) con pedidos de disculpas mutuos, con reconocimiento y respeto por el otro, es decir, con una reparación de los "daños" emocionales que el conflicto ha generado.
Ganar / ganar implica sostener el principio según el cual para que alguien gane no necesariamente debe existir un perdedor. El mediador utiliza estrategias y técnicas que aplicará según el tipo de relación que se establezca entre las partes, siempre teniendo presente que el objetivo del proceso es el acuerdo y/o la reparación.

Finalmente, podemos afirmar que la mediación es una herramienta que, sin reemplazar las instancias judiciales, ofrece la oportunidad de resolver muchas situaciones conflictivas que producen un costo económico y emocional importante. Nos permite además resolver la disputa y utilizar la energía a ella destinada para otras cosas más gratas de nuestras vidas.

El siguiente artículo está en este sitio gracias al autor:
Ariel R. Valentinelli
Agrimensor, Psicólogo y Mediador
valentinelli@ciudad.com.ar

Feng Shui Clásico
Regístrate en
CasaHábitat

Noticias RSS
 

HERRAMIENTAS DEL USUARIO

Foro
Casa & Hábitat

2013

-
Sitio diseñado para ver en 1024 x 768
©2001/12 Casa Hábitat.Com
Todos los derechos reservados.
Contáctanos