Búsqueda personalizada
Calidad de Vida
Servicios Profesionales
de Interés
www.casahabitat.com - Artículos
2491680 visitas al miércoles, 28 de junio de 2017
Nuevo visitante
Regístrate como Usuario
Usuario registrado
Usuario

Contraseña

CALIDAD DE VIDA
Arq. Antonio E. Longo
Fengshui
Astrología China
Cálculos en Artes Chinas
Artículos
SERVICIOS
PROFESIONALES
Cursos
Cursos On Line
Auditorias Feng Shui
Proyectos
Cartas Astrales
SERVICIOS
GRATUITOS
Links Preferenciales
Foro de discusión
Buscadores
Encuestas
Noticias RSS
INFORMACIÓN
Predicciones Chinas
Fotografías
Vídeos
Arquitectura Radial
Contacto
ENTRETENIMIENTOS
Y OPINIONES
Libro de Visitas
Radio FM Internet
Juegos On Line

CURSOS
FENG SHUI
Patrimonio arquitectónico y restauración
Casa&Hábitat

Para las ciudades del viejo mundo un siglo representa una edad respetable. Nuestras jóvenes ciudades de Latinoamérica han sido fundadas bastante lejos de la perennidad de las piedras, más bien cerca de los bosques, pisaderos de barro y hornos de ladrillo. Esta condición las condena al temprano envejecimiento, a los perpetuos cambios, a la transitoriedad.

Para nosotros un siglo es sinónimo de decrepitud, las construcciones sucumben al tiempo y se renuevan constantemente. Por otra parte los sucesivos cambios de rumbo han planteado ideas diferentes de ciudad, proyectos inconclusos, olvidados, sustituidos.

Debemos entonces reconocer que nuestro patrimonio se presenta en forma fragmentaria. Sin embargo hay una magia extraña que hace que exista una fisonomía reconocible, un valor de permanencia, de originalidad, de identidad aún en la heterogeneidad.


Actualmente nuestras ciudades, lejos de ser una realidad congelada y acabada, aparecen como una simultaneidad de estratos, de diferentes épocas y estilos. Vemos cómo coexisten algunas ideas permanentes, otras fueron distorsionadas, hubo pequeñas y grandes transformaciones, combinaciones, desintegraciones.

Esta dinámica de transformación nos permite reflexionar sobre nuestro pasado cultural, sobre la responsabilidad del presente y sobre la creación del patrimonio futuro.
Reconocer una obra de arquitectura de carácter patrimonial es como tener en las manos un objeto delicado. Esto no implica que debamos guardarlo enseguida para que no se rompa y condenarlo a la oscuridad. Normalmente si heredamos la porcelana de la abuela, la conservamos, pero nos privamos de tomar el desayuno en ella.
Nos privamos del placer diario de vivirla y disfrutarla.

Además poseer una obra de carácter patrimonial es una responsabilidad y un don que se disfruta con otros miembros de la comunidad, porque contribuye a la belleza y valor de su cuadra, de su barrio, de la ciudad toda.

El siguiente artículo está en este sitio gracias a la autora:
Arq. Silvia N. Longo
Master en Patrimonio Urbano, Restauración y Ciudad
Universidad Nacional de Rosario - Universidad de Valladolid

Feng Shui Clásico
Regístrate en
CasaHábitat


HERRAMIENTAS DEL USUARIO

2013
-
Sitio diseñado para ver en 1024 x 768
©2001/12 Casa Hábitat.Com
Todos los derechos reservados.
Contáctanos